La estable inestabilidad

estabilidad.gif¿Por qué debemos pasarnos la vida buscando la tan ansiada estabilidad? ¿Un trabajo indefinido, un sueldo estable, un grupo de amigos, el mismo gimnasio, el mismo supermercado…? ¿Qué nos aporta? ¿Es mejor QUE vivir con la maleta medio hecha, siempre lista para empezar de cero en un nuevo destino? Seguir leyendo

Anuncios

Dudas

Siempre me han dado uno poco de envidia esas personas mega seguras de sí mismas, que nunca dicen ‘no sé‘, que nunca dudan y que jamás cambian de idea. Pero, claro, si no dudas y no te planteas otras alternativas, también es verdad que es difícil que cambien de idea, ¿no? Al fin y al cabo, si nunca dudáramos de nada, seguiríamos pensando que la Tierra es plana y el centro del universo. Seguir leyendo

A favor o en contra de… LAS AMISTADES CON EL SEXO OPUESTO

Por Jess Waldorf

Tema de debate sin fin, en libros, películas, charlas con un café entre amigos en cualquier lugar del mundo… La pregunta está clara; ¿pueden hombres y mujeres heterosexuales ser amigos? Una vez más, la respuesta parece bastante obvia. Sí, claro. ¿Cómo no van a poder? ¿Acaso no tener el mismo sexo puede impedir una relación amistosa? Y con no poder me refiero claro, a que alguna de las dos partes empiece a querer algo más allá. Que el término “amistad” pueda quedarse corto.

bonding-1985863_960_720

Seguir leyendo

TAG | Top 10 manías lectoras

Mis-manías-lectorasEste no es un blog de literatura, aunque, a veces, hablo sobre libros, sobre librerías y otros temas de la libroesfera (¿me acabo de inventar una palabra?), pero esta mañana, mientras desayunaba, me he puesto a ir de blog en blog cotilleando lo que escriben otros bloggers y me he topado con este “tag” sobre las manías que tenemos los lectores en el blog de Historias de Reyes y, vaya, me ha despertado la curiosidad y me he dicho “¿por qué no?” Manías, manías…tengo unas cuantas, pero ¿como lectora? Seguir leyendo

A favor o en contra de… LAS BODAS

Por Jess Waldorf

Aún recuerdo todas aquellas veces de niña en las que comentaba con mis amigas lo guay que sería casarse, llevar ese vestido blanco de princesa, poder mostrar tu amor ante todos… Y posteriormente, en la veintena, cuando ya ibas viendo las relaciones afianzarse, solíamos charlar sobre cómo sería que tus amigas se empezasen a casar. Se comentaba, con ilusión, pero aún así viéndolo lejano, como algo que querrás, algún día, cuando seas MÁS MAYOR. Y claro, la vida pasa, ese momento llega y la gente de tu alrededor empieza a dar el paso y te emocionas mucho, muchísimo. Las primeras bodas a las que asistes como persona adulta, viendo a tus “semejantes” casarse son increíbles, te imaginas como sería la tuya, lloras con los discursos emotivos de los familiares y amigos… y bailas hasta romperte. Pero… (siempre hay un pero), después de un par de bodorrios hay otras ideas que empiezan a asaltarte, y aunque no quieres, no puedes evitar calcular cuánta pasta te has dejado en el evento (no puedes creértelo pero sí, es MUCHA), sin olvidarte de los desplazamientos, la despedida, el hecho de que has organizado las vacaciones entorno a cualquiera de las dos cosas, o que ni siquiera te has podido ir porque sencillamente, no te daba para todo. Y ahí, viendo tu cuenta bancaria desplomarse, te replanteas si tu concepción PRO-BODA, sigue vigente.

flower-3092423_960_720

Seguir leyendo

Cómo cumplir tus propósitos de año nuevo

2018-objetivosPara los rezagados, para los que les cuesta ponerse objetivos o para los que, simplemente, ‘pasan del tema’, os diré que no es tarde para hacer esa famosa lista con los propósitos de año nuevo. Lo sé, entre la comida de Navidad que te deja catatónico durante días, la fiesta de Nochevieja con su atragantamiento de uvas particular y la pelea por los caramelos en la cabalgata de Reyes, ¿quién ha tenido tiempo de pensar en buenos objetivos para el 2018? Seguir leyendo

A favor o en contra de… LA SINCERIDAD

Por Jess Waldorf

“No mientas, hay que decir siempre la verdad”, nos decían cuando éramos niños nuestros padres. Se nos inculca desde pequeños que la sinceridad es algo bueno, algo necesario incluso, para ser “una buena persona”. Todos recordamos el cuento de Pinocho, el niño de madera al que le crecía la nariz si mentía. Su aspecto físico se deformaba para mostrar a todos que había hecho algo malo, algo terrible. Y yo, como me pregunto muchas cosas, pienso… ¿mentir es lo contrario de ser sincero? ¿la sinceridad tiene o debe tener límites? ¿quién los marca?

Seguir leyendo