El sabor del #Pacífico en pleno centro de #Bilbao

el-pacificoUna noche de sábado, una cena romántica y el lugar perfecto: El Pacífico de Bilbao. Había pasado por su puerta más de una vez y siempre me había llamado la atención, pero nunca había tenido la oportunidad de entrar hasta esa noche. ¡Por fin!  ¿Qué? ¿Cómo? ¿Cuándo y dónde?

La localización

El Pacífico es un restaurante que fusiona los platos típicos y los sabores de Perú, México y Asia Menor en pleno centro de Bilbao, junto a la Alhóndiga, enfrente del famoso Miu. Exactamente en la calle Alameda Recalde 54.

El restaurante

Decorado con motivos náuticos y con baja luz, es como adentrarte en un barco de los años 50 con un ambiente íntimo y acogedor. Sin duda, es el lugar ideal para una cena romántica de ensueño, ya que la baja luz y los sabores del mundo en tu paladar crean esa sensación de libertad y confianza que te hace sentirte ‘como en casa’.

La música está muy bien seleccionada y en el volumen exacto para crear una atmósfera propicia para hablar y disfrutar plenamente de la comida. Llega cierto momento en el que ni siquiera te das cuenta de que hay música, está ahí, de fondo, como esa suave melodía que acompaña la velada, pero de la que ni siquiera eres consciente. Es la guinda del pastel.

La comida

El Pacífico es un restaurante de fusión con sabores únicos y deliciosos que sorprenden y no dejan indiferentes a nadie. Aunque la carta es un poco complicada de entender, los camareros están siempre encantados de explicar adecuadamente de que se trata un plato u otro e incluso de hacer recomendaciones si el cliente está muy indeciso. ¡Yo lo estaba! y sin duda acerté en la elección:

  • Entrante: Totopos de maíz crujiente con guacamole y pico de gallo
  • Taquería: Taco de cochinita pibil con tortilla de maíz
  • Arroces: Cazuela de arroz meloso con langostinos y chipirones
  • Postre: Helados varios
Pacifico_Totopos.jpg

Taco de cochinita pibil con tortilla de maíz

Desde tubérculos fritos hasta tacos de gobernador de camarón pasando por quesadillas y ceviches, ¡no es un vocabulario conocido por cualquiera! Eso está claro, pero ¿quién no quiere salir de la rutina y que le sorprendan de vez en cuando? Si no eres ‘quisquilloso’, ¡éste es el momento! ¡Arriésgate! Cierra los ojos, abre la carta y apunta con el dedo y veamos a dónde te llevarán tus papilas gustativas.

gua.PNG

Totopos de maíz crujiente con guacamole y pico de gallo

Todo está para chuparse los dedos. El guacamole increíble, hubiera comido más y más, sin parar; pero además, los totopos sorprenden, ¡vaya!, nada que ver con los típicos Doritos de toda la vida. El plato más arriesgado fue la cochinita pibil. Obviamente, no teníamos ni la menor idea de lo que era y le preguntamos a la camarera: es un plato mexicano, concretamente, de la región de Yucatán, y es como una especie de carne picada de cerdo con especias (una versión más ‘culinaria’ aquí), en mini fajitas, ¡merece la pena probarlo!

Pacifico_Arroz-meloso.jpg

Cazuela de arroz meloso con langostinos y chipirones.

Mi plato preferido, sin una sombra de duda, el arroz meloso, ¡mmm!¡Para chuparse los dedos! Esta delicioso, en la cocción exacta, MUY meloso y los tropezones de chipirones eran generosos y acompañados de unos buenos langostinos. La próxima vez, este plato repito fijo.

Con el postre se me quedó una pequeña espinita clavada. Como siempre, mis ojos pueden comer más que mi estómago y llegué al postre a punto de explotar. Para mi no hay comida que se precie sin postre,así que postre iba a haber, pero… ¿podría con la Ruta del chocolate –una selección de varios tipos de chocolate con sabores y texturas bien diferenciadas- que tanto me apetecía? No, así que escogí el postre ‘digestivo’: ¡helados!: tres bolas de helado: coco, maracuyá y aguacate. ¡Hasta en los helados te sorprenden, vaya!

El precio

Correcto. No es un restaurante low-cost, ¡ésto no es un McDonals!, pero con su ambiente elegante y misterioso y su localización en pleno centro de Bilbao, uno se espera, a menudo, precios más caros, pero no, es simplemente un precio adecuado para una velada en la capital bizkaina, así que si todavía no has entrado por miedo a que te agujereen la cartera, ¡ya es hora de hacerlo! Además, cualquier día es el momento perfecto para una pequeña celebración especial, sólo se trata de buscar una excusa para celebrar algo.

CONCLUSIÓN: ¿Por qué no vas y lo pruebas y me das tu opinión?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s