El Palacio de Versailles o la morada de María Antonieta

versailles1

‘María Antonieta’, Sofía Coppola

¿Quién no ha visto alguna vez la película de María Antonieta de Sofía Coppola? Vale, no es el peliculón del siglo, es ‘pasable’, pero si quieres visitar el palacio de Versailles seguro que te ayuda a imaginarte cómo vivía la corte en la época de mayor esplendor del lugar. ¿Qué tienes que saber si quieres visitar este palacio?

Básicamente, Versailles es un palacio real ENORME. Sí, aún más grande de lo que te imaginas, ¡sobre todo los jardines! Y vaya, en invierno debían de pasar un frío horrible por los pasillos, porque para calentar semejante edificio…¡mamma mía! Fue mandado construir por Louis XIV, un rey famoso por su excentricidad, y tres generaciones de reyes y reinas de Francia vivieron ahí, de 1682 hasta el principio de la Revolución francesa en 1789 cuando el pueblo empezó a cortarles la cabeza a todos. ¡Zasca!

Cada rey/reina fue añadiendo mejoras para convertirlo en uno de los lugares más opulentos y bonitos del planeta; mientras el pueblo se moría de hambre, ellos vivían en la abundancia gastándose sus impuestos. Sabiendo ésto, podemos comprender mejor la reacción radical contra ellos con la revolución francesa.

DÓNDE ESTÁ Y CÓMO LLEGAR

El palacio de Versailles está a las afueras de París, a unos 16 km, y se puede llegar facilmente en tren desde el centro de la capital francesa. Es una de esas visitas que cansan, así que reserva un día entero a este castillo para poder tomártelo con calma y sin estrés y si te sobra tiempo, ¡te apetecerá un descanso seguro!

Transporte

  1. El tren: puedes coger el RER C en dirección de Versalles -Rive Gauche. Puedes comprobar precios y horarios aquí.
  2. El bus: desde el ‘Pont de Sévres‘, puedes coger la línea 171 que parará en la plaza de armas, cerca del palacio.

Visita

Hay distintas opciones. La básica es el castillo y los jardines y la ‘extra’, por así decirlo, incluye los dominios de María Antonieta y el pequeño Trianon. Más información en la página oficial del Palacio de Versailles.

IMPORTANTE: Durante varios meses al año, el primer domingo de cada mes es GRATIS. Eso sí, prepárate para una o dos horas de cola.

Como en cualquier atracción turística es aconsejable evitar los fines de semana y agosto, pero claro, ¡todo el mundo no puede elegir!, si no, no te olvides de meter en la maleta una buena dosis de paciencia y tolerancia a las aglomeraciones.

EL PALACIO Y SUS JARDINES

Versailles2.jpg

El Palacio de Versailles cuenta con, nada más y nada menos que 2300 habitaciones y 93 hectáreas de jardines. Es realmente impactante.

Yo fui con mi compañera de piso uno de esos domingos gratis. Madrugamos un montón, cogimos el RER C y seguimos a la marabunta para llegar de la estación al castillo. Son tres minutos, pero desde la estación no se vee el castillo, así que, de primeras, te sientes algo desubicado.

Llegamos a la entrada donde una imponente puerta dorada te recibe y conseguimos entrar una hora después. Decidimos empezar por los jardines aprovechando el solecillo de la mañana y caminamos durante toda la mañana. Estos jardines te dejan boquiabierto, laberintos, flores, fuentes… ¡Es como estar en un cuento de hadas! Te puedes imaginar a la reina paseando entre los jardines, a pequeños príncipes corriendo y no puedes evitar pensar eso de: ‘Unos tanto y otros tan poco’.

versailles5

Después de recuperar fuerzas con un bocata y un café nos adentramos en el gigantesco castillo que, como era de esperar, no defrauda: decenas de habitaciones, comedores, cuadros de la época…, aunque al de un rato se puede tornar un tanto pesado. Cabe destacar la sala de los espejos, un salón de baile, rodeado de espejos y con adornos en oro. Yo me imaginaba a la corte bailando el vals, como en las películas. Se construyó para deslumbrar a los visitantes de Luis XIV y si sigue deslumbrando en pleno siglo XXI, ¡imagínate en aquella época! Además, esta galería representaba un lujo extrabagante, ya que en aquel tiempo, los espejos eran muy caros.

Versailles4.jpg

El palacio de Versailles sufrió innumerables remodelaciones; por este motivo, no hay una fecha exacta de finalización. Si quieres saber cuándo y quién fue ampliando o modificando el castillo, te recomiendo que visites la Wikipedia.

EL GRAN TRIANÓN Y LOSDOMINIOS DE LA REINA

versailles6

El gran Trianón

Para huir de la corte, el rey Luis XIV decidió construir este pequeño palacio al noroeste del recinto. Además, lo usaba como lugar de encuentro con sus numerosas amantes, entre otras con Madame de Montespan con la que tuvo ¡7 hijos ‘bastardos’!

Los dominios de la reina

Los dominios de la reina o “domaine de la reine” están formados por :

El pequeño Trianón

Otro picadero real. Se encuentra al sureste del Gran Trianón y fue madado construir por una de las amantes de Luis XV, Madame de Pompadour, y Luis XVI se lo regaló a su esposa, María Antonieta.

La aldea de la Reina

Forma parte del pequeño Trianón y fue un encargo de Maria Antonieta que era una mujer intelectual con un pensamiento propio y cuya vida tuvo todos los elementos de un buen novelón: matrimonio pactado, infidelidades, lujo, celos y una muerte muy trágica. Aunque se consideraba que era una despilfarradora del dinero público, a Maria Antonieta le gustaba huir de la corte y vivir una vida sencilla y campestre, lejos de la opulencia de Versailles.

Por eso mismo, esta aldea cuenta con un molino, una vaquería (donde se cuenta que la propia Maria Antonieta ordeñaba de vez en cuando las vacas), la casa de la reina, un establo, una fábrica de quesos, un huerto…, donde la reina podía vivir esa vida sencilla, pero idealizada que tanto ansiaba.

El lago

Construido para el simple disfrute visual y para la pesca.

Los jardines de la reina

En Versailles abundan las hectáreas y hectáreas de jardines ordenados y bien cuidados, donde la corte y la realeza podían pasear tranquilamente.

5 CONSEJOS ANTES DE VISITAR VERSAILLES

  1. Sólo abre de martes a domingo, así que ¡olvídate de los lunes! y, si puedes, ¡evita el fin de semana!
  2. Compra las entradas por Internet, te ahorrarás una cola.
  3. Reserva un día entero para esta visita.
  4. Madruga para evitar colas.
  5. Visita los jardines primero, la visita al castillo cansa y agobia y necesitas estar al 100% para disfrutar de lo mejor: ¡los jardines!

CONCLUSIÓN: Un gran palacio con una gran historia detrás. Un palacio opulento, pero si as visitado más palacios en Francia, sus estancias pueden parecerte ‘más de lo mismo‘, cuadros con hombres con pelucas blancas, paredes forradas y lujo por todas partes; puede que te sorprenda, puede que no. Pero sin un atisbo de duda, sus jardines sí que no te dejarán indiferente: su grandeza, su organización, sus decenas de estatuas y fuentes te dejarán de piedra, porque a veces es difícil asimilar tanta grandeza.

Anuncios

2 comentarios en “El Palacio de Versailles o la morada de María Antonieta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s